Whisky Films

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Digital Latinoamérica | DURANTE EL CONGRESO EN CARTAGENA

Por Laura Monnanni |

Jesper Rhode: “Los datos son el combustible de la inteligencia artificial”

(Cartagena de Indias, Colombia. Por enviadas especiales) - El consultor de Hyper Island presentó la ponencia “Inteligencia artificial: potencial y límites. En un mundo que se automatiza, ¿el factor humano desaparece?”.

Jesper Rhode: “Los datos son el combustible de la inteligencia artificial”
Rhode: “Si queremos mantenernos relevante con inteligencia artificial y machine learning hay que comenzar por preguntarse por qué”. (Foto: Prensa +Cartagena)

Jesper Rhode expuso sobre la inteligencia artificial y la inquietud sobre lo que sucederá con el ser humano a raíz del crecimiento de esta nueva tecnología.

Reconoció que hoy la inteligencia artificial está en un nivel acelerado. Luego ejemplificó con un video en el cual se veía cómo las órdenes que se daban a un robot para que separe, con una pinza determinadas piezas de colores. Al principio, el robot sacaba las piezas que no servían y las tiraba, pero al cambiar la orden, directamente tomaba sólo las piezas que sabía que debía tomar: “Si damos las reglas correctas sobre lo queremos que haga y lo hace, eso es lo que logra que la inteligencia artificial sea poderosa”, explicó. Para Rhode, eso es tener acceso a los datos para aprender: “Los datos son el combustible de la inteligencia artificial”, aseguró. Confimó que el 98% son datos operativos, pero no sé están analizando.

“¿Cómo podemos predecir qué va a pasar?”, preguntó. Y mostró otro ejemplo de una app, Echo look que tomando una foto o video, le dice al usuario qué look es el adecuado. “Hoy decimos que las máquinas hacen lo que decimos, pero si damos reglas amplías, lo hacen de otro modo. Hay que asociarse machine learning, está en la nube y se puede usar”, dijo.

Para ver cómo lidiar con el avance de la inteligencia artificial y el ser humano siga superando  las máquinas, se detuvo en cuatro puntos. El primero es la competencia: somos los hombres, ahora las máquinas mandan porque se necesita menos gente para manejarla. El segundo punto es la sumisión: se sabe que que ellas nos gobernarán. El tercero es la colaboración: acá están las aplicaciones que funciona de forma consciente, como es el caso de Textiom, una app para escribir mejor los avisos de empleo que se necesitan de acuerdo al país: “Es humanidad aumentada”, aseguró. También dijo que el machine learning también sirve para investigación de mercad, para la decisión de compra y el customer journey. Y el cuarto punto es la fusión: “Si no puede vencer, unánse”, alentó. Y contó que en Silicon Valley crearon una especie de chip para conectar con el cerebro, cuya idea es ver qué puede procesar el cerebro y que esto podría dar una posición más fuerte como los seres humanos. “Así nos fusionamos con inteligencia artificial y machine learning”, explicó.

Concluyó: “A los seres humanos, nos diferencia que podemos sentir empatía. Si queremos mantenernos relevante con inteligencia artificial y machine learning hay que comenzar con qué es deseable que quiere la gente, qué queremos dejar, hay que colaborar, si hacemos así vamos a tener un gran futuro”.

Laura Monnanni


Suscripción