Marketers Top

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Publicidad Estados Unidos | UN PORTAL NORTEAMERICANO INCURSIONA EN UN NEGOCIO INÉDITO

Por Redacción Adlatina |

“Ponga nuestro aviso en su auto y cobre u$s 400 por mes”

Una compañía de San Diego (Estados Unidos) empezó a explotar un nicho hasta hoy virgen: el de la publicidad –en general, de empresas punto com– en los automóviles particulares. Los únicos requisitos, para los conductores interesados, son tener un recorrido mensual promedio de por lo menos 1.600 kilómetros y transitar habitualmente por sitios con cierto ‘appeal’ para los anunciantes. Aquí, el link

“Ponga nuestro aviso en su auto y cobre u$s 400 por mes”
Cuatro de los ‘modelos terminados’ que se muestran en el sitio de la compañía que ofrece ‘auspiciar automóviles’.
La presentación en sociedad de Autowraps, la flamante compañía dedicada a las ‘coberturas de autos’ (traducción literal del nombre de la empresa), se hizo con publicidades de un cuarto de página y similares en medios como el periódico ‘San Francisco Weekly’, de esa ciudad de los Estados Unidos. La propuesta era simple: a cada conductor particular que permitiera que cubrieran su automóvil con un aviso, la empresa les pagaba entre u$s 250 y u$s 400, según el modelo y el tamaño del vehículo (ejemplos: por un Ford Ranger 1998, el precio es el mínimo; por un Volkswagen Beetle 1999, una van o una 4x4 del mismo año, el máximo; y por vehículos modernos pero chicos, u$s 300). Peter Rivera, uno de los primeros clientes de Autowraps, comenta con orgullo: “Yo estoy comprando mi auto con una cuota mensual que es menor a lo que me pagan. Con lo cual, estoy obteniéndolo sencillamente gratis”. El fundador y presidente de Autowraps, Daniel Shifrin, tampoco oculta su satisfacción: “Estamos realmente en boca de todos, lo nuestro se está convirtiendo en un fenómeno nacional”. Hasta el momento, la base de datos de la compañía ya cuenta con 5.000 conductores interesados en ser considerados. Y en todo el país, ya son 150 los vehículos ‘cubiertos’ con publicidad de clientes de Autowraps. “Hoy, los automóviles particulares dominan el paisaje callejero más que en ningún otro momento de la historia –reflexiona Shifrin–. El auto es el rey de las ciudades. Y esta ‘omnipresencia’ automovilística combinada con las tremendas congestiones de tráfico hacen que –y aquí viene el enganche– cualquier automóvil particular sea el medio natural para la publicidad en vía pública”. El concepto que reside detrás del proyecto de Shifrin ya ha sido, sin embargo, puesto en práctica en otras oportunidades. En los años ’70, por ejemplo, los ‘Beetle Billboards’ (carteleras para Escarabajos) fueron furor. Y otras compañías habían colocado avisos en los parabrisas traseros de algunos autos. Pero esto es completamente distinto: se trata de pintar absolutamente todo el auto, incluso modificándole el color original. “Los de Yahoo estaban excitadísimos con el proyecto cuando se lo conté –recuerda Shifrin–, porque ya habían tenido muy buenas experiencias anunciando en taxis. Hoy, ya hay varios autos en el condado de Orange (California) pintados de púrpura y con la letras amarillas que proponen el famoso slogan ‘Do you Yahoo?’”. Andrew Everett, un fisioterapeuta de 31 años que vive en Los Ángeles, es uno de los que ostenta con orgullo un aviso de Yahoo. Tiene un Jeep Jerokee, uno de los modelos que cobran la tarifa máxima. Hoy, lava su auto con cuidado y frecuencia y siente que, prácticamente, está trabajando para Yahoo. “Me encanta -declara–. No me molesta para nada. Obviamente lavo mi auto mucho más frecuentemente que antes, y no sólo porque la compañía me exija mantenerlo impecable”. De hecho, el comportamiento de sus clientes es uno de los puntos importantes que se firman con Autowraps. Entre otras, los conductores contratados deben respetar el límite de velocidad, obedecer todas las reglas de tránsito y comportarse con civilidad. Y es más: Autowraps planea monitorear la conducta de un cierto porcentaje de clientes, que contará con ‘unidades posicionadoras’ que informarán a la compañía no sólo si el vehículo recorre los 1.600 kilómetros pactados y por los recorridos establecidos, sino también si supera o no el límite de velocidad. Además, esos vehículos deberán recurrir con equis regularidad a las oficinas de Autowraps, donde, con un software especialmente diseñado, se les medirá dónde se encontró en cada momento del último período, cuánto tardó en llegar hasta ahí e, incluso, dónde estacionó: en la terminología de la compañía, los clientes deben ser ‘impact parkers’ (estacionadores con impacto). Con toda esta parafernalia de tecnología, la empresa asegura estar en condiciones de alcanzar cifras comprobables de 750.000 ‘impresiones’ por mes. Finalmente, es justo mencionar que la empresa respeta por completo si un cliente ya contratado, a la hora de cambiar el aviso de su vehículo, decide rechazarlo argumentando razones morales, sobre todo cuando se trate de anuncios relacionados con el sexo, el alcohol o el tabaco. Respuestas a estas y otras preguntas tales como ¿qué hacemos exactamente?, ¿quién es elegible?, ¿cuánto cuesta?, ¿qué material se le agrega al auto?, ¿cuánto tarda mi auto en estar ‘forrado’?, ¿por cuánto tiempo va a ser?, ¿cómo se cobra?, ¿hay un contrato de por medio? y ¿dónde hay que firmar? pueden encontrarse haciendo un simple clic .
Redacción Adlatina


Suscripción